martes, 28 de octubre de 2008


Hoy, como muchos días, parece que no tengo remedio, me he sentido muy rara, pero principalmente me siento una cerda, de hecho, me puse un pantalón que según yo ya me quedaba, y sí, me entró, pero más a menos a la semana de usarlo se reventó el botón...Sí!!! Como lo leen! Literalmente "di el botonazo" y me sentí chinche, aunque para ser sincera, nadie lo notó y afortunadamente estaba en casa, pero aún así me sentí la mujer más gorda de todo el mundo.

Les juro que a veces no sé ni que hacer, empiezo muy bien el ayuno del día, pero como a eso de las 6 o 7 (la hora peligrosa) me da un hambre incontrolable, lo peor del caso es que ni siquiera puedo provocarme el vómito, lo he intentado de mil maneras, casi casi tragandome el brazo, con el cepillo de dientes, y nada, me cuesta muchisisisimo trabajo y saco una miseria, además de que termino con un feo dolor de cabeza y al otro día me duele la espalda por el esfuerzo. Creo que no soy digna de Mía.

Estoy desesperada, tan feliz que estaba por haber bajado de peso que creo que me estoy confiando. Les confieso que no me he atrevido a pesarme por el terror que siento de tan solo pensar en haber aumentado de peso, no quiero saberlo, pero tengo que saberlo, sino, seguiré subiendo de peso sin control y terminaré igual o más gorda de como estaba antes. Además, mi complexión nunca ha sido perfecta, siempre fui la llenita, la de "huesos anchos" y me entristece saber que por mucho que baje de peso, tal vez nunca llegue a verme delgada, y mucho menos sentirme delgada. Soy un asco, pero tengo que ser perseverante para cumplir mi meta. Tengo una fiesta el 20 de Dic. y espero tener tiempo para verme aunque sea un poco menos cerda.

Besos a todas (aunque no me lee nadie) y gracias por su apoyo!

viernes, 3 de octubre de 2008


Releí el ultimo post y la verdad me dieron ganas de ser otra persona y darme una buena tunda, al igual leí los comentarios y entiendo lo que vari@s me dijeron. Al momento de escribir eso estaba muy alterada, no me pasa muy seguido, pero hay veces que parece que estoy poseída, hago y digo cosas que en realidad no debería, y obvio después me siento fatal. Poco después de haberlo escrito, seguí mal, muy mal, hasta que me vi en el espejo y dije "ya no", ya me cansé de vivir así, deprimida, gorda, fea y sobre todo medio loca. Conseguí trabajo y con parte de mi sueldo me pagué un psicólogo, el cual al principio consideró mandarme al psiquiatra para que me medicara, obvio me asusté muchísimo, no sé, el psiquiatra me suena a que ya de plano estoy mega loca, y fui con el dichoso "loquero" y gracias al cielo, no fue necesaria la medicación, inicié una terapia de autoestima y modificación de conducta y me ha servido mucho, me siento más segura, e independiente, de hecho ya estoy pensando en conseguir mi propio departamento, simplemente ya no puedo ni quiero seguir viviendo con mis padres, y ya no es sólo un berrinche, por mi salud mental y la de mi hijo, nos conviene salir de aquí pronto, se ha vuelto un niño muy consentido, y claro, es comprensible si vive con sus abuelos y pues los abuelos consienten lo que no hicieron con los hijos. Y en verdad yo les agradezco todo lo que me han dado, bien pudieron echarme a la calle estando embarazada, y no lo hicieron, al contrario, me han dado cosas, y más a mi hijo, pero ya son muchos problemas, ahora cada vez que digo algo que no les parece, me echan en cara que me han estado manteniendo a mi y al niño, por eso he estado ahorrando casi todo mi sueldo para en Marzo (más o menos) salirme de esta casa y formar mi propio hogar, en verdad lo necesito.

Además de mi crisis, otras cosas me impidieron escribir, en febrero le dio un infarto a mi papá, afortunadamente la libró, y estuvo en el hospital un mes, y en Mayo lo operaron del corazón y pues otro mes en el hospital, por ahora está mucho mejor, casi 100% recuperado, aunque el pobre como todavía no ha podido reincorporarse a su trabajo está como "león enjaulado" literalmente, pero fuera de eso está mucho mejor.

Respecto a Ana, puedo decirles con orgullo que ya estoy mucho más cerca de mi meta, en este tiempo (casi un año) sin escribir, me he puesto las pilas y con ayuda de mi trabajo, pues a veces "se me olvida" comer y por andar a las carreras y todo eso, logré llevar mi peso de unos espeluznantes 80kg a unos no-tan-espantosos 65kg, ya casi, sólo 15kg menos y habré llegado a mi GRAN META! Estoy muy contenta, al fin pude volver a utilizar la ropa que hace 15kg no me ponía jajaja, y me siento muy bien, aunque no tanto como para dejar a Ana, y aunque quisiera, ya no puedo, el evadir la comida se ha vuelto una obsesión para mí, creo que mis padres aún no se han dado cuenta, como les digo que comí en el trabajo (típico!!) no preguntan el por qué no llego a comer.

En fin, prometo escribir más a menudo, sé que ha pasado mucho tiempo, pero ya me acostumbré a mi estilo de vida, ¿y qué puedo decir?, es GENIAL!! Me encanta mi trabajo y amo a Ana.

Besos a todas la princesas!!!!!